martes, 23 de septiembre de 2008

NARANJAS DE OTOÑO

Naranjas que estais diciéndome cómeme colgadas en las copas rebosantes y vencidas de la vega. Naranjas mías de otoño, delicia de los niños piadosos que os roban; naranjas verde limón aquellas musas de romancero gitano que el Camborio fue tirando al río hasta volver sus aguas de oro, cuando la guardia civil caminera, lo llevaba esposado. Fruto bendito de la tierra florecida en las ramas como bolas del arbol embajador de adviento. Naranjas del gozo, fiesta pura del ácido que salpica la boca y estalla en su cielo como castillo de fuego natural. Naranjas de otoño, sabias y agridulce como la misma vida, salado almíbar que sacude el paladar y estremece la papila gustativa. Mía naranja, óvulo fecundado de esa flor que se hizo ramo de novia en primavera y hora viene del campo fresca y recién cortada, por caminos de olivos como bendito simpecado verde y oro, haciendo la boca agua. Naranjas de otoño, hembras de piel redondas y perfectas, coronadas de verde limón que estais diciendo, cómeme.

Entrada destacada

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza

naturaldesevilla: El Rey que perdió la cabeza : Quizás fuera el Palacio del Conde Pumarejo, lugar idóneo para las citas clandestinas del rey...